Estilos

Mitilicultura: una propuesta para la RAE

El cultivo de moluscos del género Mytilus se conoce comúnmente como mitilicultura (no mitilocultura). A pesar de ser la actividad acuícola más importante en España por su extenso volumen y tradición cultural en Galicia, la palabra no está reconocida en el Diccionario de la  Real Academia Española (DRAE). De hecho, no existe oficialmente en el Diccionario de la RAE una palabra que defina el cultivo de este molusco bivalvo.

Numerosas son las especies de mejillones que se cultivan en el mundo y la mayoría son pertenecientes a la familia Mytilidae. En la península las dos especies cultivadas son el Mytilus edulis, que habita aguas del Oceáno Atlántico y el Mytilus galloprovincialis, conocida por mejillón del Mediterráneo, y el protagonista del éxito gallego de la mitilicultura. En Canarias la especie que se cultiva es el mejillón canario (Perna perna).

En Chile el mejillón es conocido comúnmente como choro o chorito. Existe una especie autóctona, el Mytilus chilensis, cuyo cultivo está altamente difundido. El investigador chileno Dr. Eduardo Tarifeño de la Universidad de Concepción ha dado evidencias del “hallazgo” en la costa de su país de la especie Mytilus galloprovincialis, que se conoce en esas latitudes como choro Araucano.

Nuestra propuesta de esta semana es, por tanto, que se reconozca mitilicultura como una nueva entrada en el DRAE.

¿Piscifactoría, Piscigranja o Granja?

La Real Academia del Español describe Piscifactoría (Del lat. piscis, pez, y factoría) como el establecimiento donde se practica la piscicultura.

En Hispanoamérica, se emplea también, y de manera muy extendida en algunos países (como es el caso de Perú), el término piscigranja, que, aunque no está registrado en el diccionario de la RAE podría considerarse adecuado.

Si nos damos un paseo por las redes sociales comprobaremos como el término Piscifactoría, que transmite connotaciones de fábrica de peces, es usado en numerosas ocasiones en sentido peyorativo, ya sea para hablar mal de la acuicultura o para minusvalorar a través de la comparación a otro tipo de actividades.

Por ello, sería apropiado sustituir este término por otros más agradables, ya que no debemos olvidar que la cría de peces debe ser comparada con la ganadería, la cual se realiza en granjas; y no con fábricas, que son lugares donde se realizan manufacturas.

Por ello proponemos algunos que podrían sustituir la expresión piscifactoría.

Cuando la producción se realiza de manera intensiva en tanques de hormigón, el término sustituto podría ser el de centro de producción de peces. Para el caso de engorde extensivo o semi intensivo en tierra o en viveros flotantes, se podría emplear el término granja de peces. En el caso de la producción que se realiza en salinas rehabilitadas del litoral sur Atlántico peninsular es recomendable usar el término esteros.

Y por su parte, cuando hablamos de jaulas en el mar, esta expresión podría ser sustituida por viveros flotantes.

Por qué no es bueno usar la expresión hatchery ni nursery

El término anglosajón Hatchery se emplea en el ámbito científico e industrial acuícola para designar a un centro de reproducción o criadero de peces, moluscos o crustáceos.

Sin embargo, hatchery crea confusión cuando nos dirigimos a interlocutores que no están familiarizados con los términos empleados en acuicultura. Por otro lado, la traducción literal es “criadero” ya sea de pollos, pavos, cerdos, etc.

Se debe tener en cuenta que cuando este término se utiliza fuera del ámbito profesional, las personas a las que nos dirigimos no van a entender bien a qué nos referimos. En ocasiones, se ha dado el caso de políticos en ruedas de prensa que no son capaces de pronunciar bien este término, e incluso podemos encontrar en artículos publicados en periódicos este término mal escrito, con el consiguiente desconcierto del lector.

Nuestra recomendación es utilizar el término criadero de peces o centro de cría, de manera que vaya siendo la manera más usada para describir esta fase de producción.

Lo mismo debería ocurrir con el término nursery, que podría ser sustituido por preengorde.

¿Acuicultura o acuacultura?

La acuicultura (Del lat. aqua ‘agua’ y esp. –cultura) se define por la Real Academia Española como la “Técnica del cultivo de especies acuáticas vegetales y animales”.

Se trata de un término ampliamente empleado en toda España y algunos países de Hispanoamérica que define de manera adecuada la actividad productiva, de alimentos, materias primas de uso industrial y farmacéutico, y organismos vivos para repoblación u ornamentación.

Sin embargo, en ciertos países de Sudamérica y Centroamérica se emplea el término acuacultura. Aunque no es un término válido para RAE, está ampliamente extendido y forma parte de denominaciones empresariales y organizaciones sectoriales de esta región, por lo que su uso podría considerarse adecuado y un americanismo.

Sin embargo parece más recomendable la expresión acuicultura, ya que parece más consecuente con el término acuícola.

En GOOGLE bajo la palabra acuicultura son más de 4 millones de referencias las que aparecen frente a acuacultura que devuelve 1 millón de respuestas.

En Portugués existe una ambigüedad parecida con la palabra aquicultura, que se emplea de manera amplia en Portugal, frente a aquacultura, cuyo empleo está más extendido en Brasil.