¿Está la UE dejando la acuicultura para otros?

Preguntas, preguntas, y más preguntas… se hacen los productores acuícolas europeos intentando descifrar las claves que pueden hacer que el sector alcance el reconocimiento, no solo deseado, sino que cabría esperar, mientras ven como la actividad se desarrolla en todos los Continentes de manera creciente y se estanca –como otras muchas actividades industriales- en el territorio Comunitario.

 

Pues el próximo día 12 de octubre todas estas preguntas, y algunas más, se volverán a plantear en una Conferencia en el Parlamento Europeo. La más inquietante sin duda será si “¿Está la Unión Europea dejando la acuicultura para otros?”.

 

El vicepresidente de la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo, Alain Cadec; y viejos conocidos  como Courtney Hough, secretario general de la Plataforma Europea para la Tecnología e Innovación de la Acuicultura (EATIP); Arnault Chaperon, presidente de la Federación Europea de Productores de Acuicultura (FEAP); o Hervé Jeannet, presidente del Consejo para los productos del mar, acuicultura, y productos pesqueros continentales, France Agrimer, serán sus ponentes.

 

No será la única pregunta que se plantee, también se discutirá sobre ¿Cuál es la política estratégica que la acuicultura necesita hasta 2030?, ¿Cómo agregar valor a los esfuerzos de los productores europeos?, o ¿Cómo establecer una Organización Común de Comercio que haga justicia a la acuicultura?

 

Y es que hay cosas que no dejan de sorprender como el hecho de que si la acuicultura es una industria innovadora y competitiva, con alto potencial tecnológico y de varios activos, ¿Por qué se le está dando de lado y no se potencia como es debido?

Y no es que no tenga futuro, ya que si no fuera así no sería la actividad agroalimentaria de mayor crecimiento en el Mundo, con una demanda creciente que obliga a importar más del 65 por ciento de lo que se consume en el seno de los países de la UE.

 

Luego por tanto, ¿Por qué existe una dicotomía entre las condiciones adversas en Europa para desarrollar la actividad y los evidentes beneficios reales? ¿Está la estrategia Europea para la acuicultura abordando bien el marco en el que nos encontramos? ¿Cómo afectará al sector la nueva Política Pesquera Comunitaria (PPC)? ¿Cómo puede la UE crear buenas condiciones para el desarrollo de un sector sostenible, competitiva y dinámicamente?

Preguntas, preguntas, y más preguntas… Ahora falta saber si tienen respuestas, y si estas son adecuadas, y si sirven para algo.

 

Más información de la jornada

Comentarios

  1. En mi opinión, parece evidente que es así, es decir, que la UE está dejando la acuicultura para otros. Sin embargo esto no debería de extrañarnos si observamos lo que ocurre en general con todo el sector primario en la UE. Cada vez somos más dependientes de países extracomunitarios para el abastecimiento de alimentos en Europa, sin aplicar los extrictos controles sanitarios que se aplican en los países intracomunitarios.

    Esta posición es aparentemente una buena estrategia de externalizar la producción de bienes de escaso valor añadido, sin embargo, corremos el riesgo, como ya ocurrió (si no me falla la memoria) hace un par de años, cuando Rusia decidió cerrar las exportaciones de trigo a Europa, de encontrarnos con un desabastecimiento de alimentos de primera necesidad.

    A mi juicio, otro error de externalizar la producción acuícola es pensar que no merece la pena desarrollar un sector que puede desarrollarse fácilmente en otros países extracomunitarios con costes operativos inferiores (especialmente mano de obra). Sin embargo, tenemos ejemplos como el de Noruega que nos demuestran como un país de los más desarrollados y avanzados del mundo, puede desarrollar una industria acuícola (me refiero al salmón, pero poco a poco va despuntando también el bacalao) cuyo know how ha incluso exportado.

    En conclusión, ¿debe tener reparos Europa al desarrollo de la acuicultura? No lo creo. Parece que una de las claves está en potenciar el cultivo de especies cuidadosamente seleccionadas, que permitan el desarrollo de nuestra industria acuícola de forma sostenible y competetitiva.