Una bella foto de la Bahía de Cádiz que podría ser más bella aún

El País ha hecho público a través de su edición digital unas bellísimas fotos del fotógrafo Edward Burtynsky de las salinas del Parque Natural de la Bahía de Cádiz que merecen la pena ser vistas y analizadas más allá de su parte recreativa. Las imágenes no tienen desperdicio y son realmente espectaculares desde el punto de vista cromático y artístico, aunque también son el reflejo de una realidad que, a veces, algunos se niegan en reconocer.

Sus rectilíneas formas son fruto de la mano humana y reflejan un momento de la historia de la Bahía de Cádiz en las que el hombre fue capaz de aprovechar los recursos de su entorno y cultivar el mar para la extracción de sal de forma social, económica y medioambientalmente sostenible.

Ahora, estas salinas en su inmensa mayoría son espacios abandonados a su suerte y sin el uso para el que fueron concebidas fruto de la ignominia de la Administración hacia sus legítimos propietarios por la aplicación e interpretación de una Ley que no debió interpretarse como se hizo.

Seguro que Edward Burtynsky obtendría una foto más bella si todo el agua estuviera inundando los surcos que hoy se encuentran secos y llenos de vida acuática.

Ir a la foto en cuestión