La reproducción controlada es el primer paso para la producción industrial de una especie

En acuicultura todo comienza con la reproducción de las especies. Es cierto que existen prácticas de acuicultura que se basan en la captación de semilla del medio, como ocurre con el mejillón o el reclutamiento de alevines de especies piscícolas, como el atún.

No obstante, en algún momento del desarrollo de la industria se echa en falta el poder disponer de manera continua y garantizada semillas o alevines producidos en cautividad.

Una de estas especies es el lenguado senegalés (Solea senegalensis) de la que ya existe una prometedora producción en 2014 en fase de engorde. Sin embargo, y para que la especie prospere en el tiempo, es necesario un mayor avance en la reproducción.

Hasta ahora se creía que lo del lenguado era un problema de aprendizaje del macho durante el cortejo, ya que las hembras F1 si pueden ser fecundadas por machos silvestres, y sin embargo, no por los de cultivo.

Una teoría que poco a poco ha ido perdiendo fuerza a favor de problemas en la génesis larvaria. Según esta nueva hipótesis, y tal y como contábamos ayer en misPeces en un reciente estudio publicado en Proceeding of the National Academy of Sciences USA (PNAS), parece ser que esta disfunción masculina se debe a un fallo en el mecanismo hormonal que controla la formación de espermatozoides en peces podría.

Este descubrimiento no solo va a ser aplicable en lenguado, sino que servirá para cualquier especie piscícola.

Ir a la noticia de misPeces
Investigadores del IRTA y CSIC avanzan en el conocimiento de la infertilidad en peces