Las contradicciones del Gobierno en la gestión del agua y la acuicultura

Leemos estos días que el Gobierno del Reino de España apoya al sector del agua como fuente de creación de empleo verde con una apuesta clara por el uso eficiente y sostenible de los recursos hídricos y energéticos.

El emprendimiento verde y el uso del agua son por tanto, para el Gobierno y para la Fundación Biodiversidad – organismo dependiente de los caudales públicos -, una oportunidad.

Mañana 22 de marzo se celebrará el Día Mundial del Agua y estos argumentos grandilocuentes de “fuente de creación de empleo verde” son una excelente oportunidad para poner de manifiesto este hecho, que defienden organismos nada dudosos como el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Para las Naciones Unidas el uso del agua es “uno de los cinco sectores que más empleo verde ha generado a escala mundial, junto con la agricultura, los servicios ambientales a empresas, la eficiencia energética y la energía fotovoltaica”.

Por su parte, crear empresas y consecuentemente empleo es una prioridad de la Fundación Biodiversidad.

Pues les presentamos entonces la acuicultura, que es una actividad respetuosa con el agua. Tanto es así que no la consume, solamente la utiliza como medio de vida. Con la tecnología que hay, incluso se podría conseguir mejorar la calidad de la misma a través de las piscifactorías. Además, es fuente de riqueza y empleo en zonas rurales.

Y sin embargo… No se entiende como en los Planes Hidrológicos del Reino de España, y cuyos Reales Decretos han estado siendo aprobados recientemente, entienden que en el “Orden de preferencia y compatibilidad de usos” deba ser una actividad de tercera división.

¿Por qué no se incluye dentro de los usos agropecuarios? Es decir, junto con la ganadería o los regadíos, y no como ocurre actualmente ¿dentro de los usos industriales?

Simplemente, me parece, que no se han parado mucho a pensar. Y si lo han hecho, la acuicultura es un sector que les importa un bledo a los que nos gobiernan.